miércoles, 3 de septiembre de 2014

LAGUNAS DE ETOSHA

 
 
 
El Parque Nacional de Etosha en Namibia tiene 20.000km2 y significa “el lugar del agua seca”. Al ser una zona tan seca en las lagunas, charcas y abrevaderos se concentran los animales a beber y es una excelente oportunidad para observarlos.
La laguna de Okaukejo fue la más espectacular. Encontramos manadas de animales bebiendo y nos sorprendió ver diferentes especies juntas, conviviendo sin problemas. Al mismo tiempo que un grupo de jirafas se acercó una manada de antílopes, cebras en grupos de diez o quince, aves y un chacal. Todos iban a beber y estaban alertas pero no se molestaban entre sí. Aún así vimos a dos chacales acosando a un antílope que echó una carrerilla, pero luego los tres mantuvieron las distancias y los chacales no atacaron. Las  hienas moteadas acechaban entre la hierba.
 
 
Manadas de búfalos, llamados Blue Wildebeest.
 
 
 
Elefantes en la puesta de sol.




Cebras reflejándose en la laguna. Y todas las combinaciones de animales posibles.




El plato fuerte fue encontrar un león sediento. Caminó majestuoso hacia la laguna y vimos la reacción de los otros animales ante su presencia y cercanía. Primero se quedaron estáticos observando cómo se acercaba; algunos antílopes springbok corrieron. Las jirafas y cebras mantuvieron su dignidad. Luego se fueron apartando a su paso. El león hizo algún amago de ataque, más bien un tanteo o una demostración de su poder. Porque eran las leonas las que cazaban y un león solo no solía atacar a una jirafa cuando estaba rodeada de varias de su especie que la defenderían. El león sació su sed y al final acabó tumbándose perezoso junto a la laguna. Todo un espectáculo de la naturaleza.



© Copyright 2012 Nuria Millet Gallego

No hay comentarios:

Publicar un comentario