domingo, 14 de septiembre de 2014

LOS CABALLOS MONGOLES


 

 
Viajando por Mongolia pueden encontrarse manadas de caballos libres, galopando o pastando en las extensas estepas. Los mongoles están orgullosos de sus caballos, no son muy grandes y tienen las extremidades cortas, pero son fuertes y bellísimos. Son los caballos que han utilizado los pastores nómadas tradicionalmente, y los que montaron los ejércitos mongoles para conquistar su imperio.


 
En el Festival Nadaam que presenciamos los jinetes de la carrera de caballos tenían entre cinco y diez años y montaban ponis. Nosotros estábamos en uno de los lados de la meta, marcada con un alto mástil con la bandera mongola, roja y azul. Se oyó un rumor de expectación y a lo lejos, en el horizonte de montañas vimos una nube de polvo y unos puntos diminutos. Se fueron aproximando, mientras crecía la animación de la gente. Cuando el primer pequeño jinete alcanzó la meta hubo una ovación y aplausos. Luego fueron llegando el resto, entre ellos una niña, y tuvieron un caluroso recibimiento.






Al acabar todos nos dispersamos y admiramos los caballos y las monturas con adornos de plata o bronce y tejidos de colores. Los caballos llevaban cintas de colores atadas a su cola y tenían las crines recortadas de forma estética. Los jinetes llevaban trajes amarillos y vistosos, y descabalgados parecían más pequeños.

Llegó el momento de la entrega de premios a los jinetes ganadores. Los padres llevaban de las riendas a los caballos montados por los pequeños. Les entregaron un diploma y una bolsa con otros regalos. Los niños estaban serios, era un momento solemne y la atención se centraba en ellos. Pero se les veía orgullosos y satisfechos.

 

© Copyright 2012 Nuria Millet Gallego



No hay comentarios:

Publicar un comentario