viernes, 13 de marzo de 2020

EL CARNAVAL DE LA VEGA




Hay muchos motivos para viajar a República Dominicana, además de por sus fantásticas playas. Uno de ellos es el Carnaval. Nos recomendaron el Carnaval de La Vega. Y allí fuimos, estaba a sólo dos horas de guagua desde Santo Domingo. Fue un espectáculo magnífico y lleno de colorido. Merecía su fama. Los trajes eran muy imaginativos, originales y llenos de fantasía.


La calle estaba preparada con vallas para el público a ambos lados y carpas con música de merengue y bachata a todo volumen. Las carpas de música estaban situadas en las intersecciones de las calles, así que el truco era colocarse en medio, si no querías volverte sordo. Desfilaron más de sesenta comparsas con gran variedad de trajes. Algunos recordaban al Carnaval de Venecia, con trajes blancos y dorados y máscaras sofisticadas. Nos sorprendió que los trajes fueran tan recargados y pesados, debían ser muy calurosos, y no era lo mejor para un ambiente tropical con temperaturas alrededor de 30º. Todos eran un derroche de colores: naranjas, rojos, rosas, azules, violetas, verdes, granates, amarillos…Algunos parecían mariposas con las alas extendidas. Cuando posaban para el público abrían los brazos y el traje se mostraba en todo su esplendor.




Algunos iban disfrazados por libre como un obispo con el manto violeta o unos bosquímanos con el cuerpo cubierto de barro ocre amarillento, o un Freddy Krueger. Otros llevaban caretas blancas de Anonymus, y todas las máscaras eran muy sofisticadas y elaboradas. Sólo pasó una carroza con decoración selvática de hojas verdes, con las reinas del Carnaval, una niña y una jovencita dominicana, las dos muy guapas. 

Había mucho ambiente, aunque apenas vimos turistas occidentales. Los que desfilaban posaban y hacían bromas al público. Los que llamaban Diablos Cojuelos llevaban una vejiga forrada de tela y con ella golpeaban con fuerza los traseros que pillaban, especialmente los de las mujeres. Era una forma de bromear de los chicos, como los zurriagazos.





Al final del desfile las comparsas estaban extenuadas con el calor. Se sacaban las máscaras y bebían agua, mostrando sus caras sudorosas. Algunos llevaban pequeñas mochilas en la espalda, bajo el disfraz, y sorbían del tubo. Nosotros estábamos asados de calor, así que ellos con toda aquella ropa…Después de varias horas finalizó. Fue un espectáculo multicolor que nos mantuvo absortos. Imaginación, originalidad y fantasía, eso fue el Carnaval de La Vega.



© Copyright 2020 Nuria Millet Gallego

jueves, 12 de marzo de 2020

MARAVILLAS DE HAITÍ





Todos los viajes tienen un detonante, una motivación que los impulsa hasta convertirlos en realidad. La nuestra fue ver unas fotos de la Ciudadela Laferrière en Haití. Estaba a poca distancia de la ciudad de Cap Haitien. Un bonito camino empedrado entre vegetación y plataneros, ascendía hasta ella. Subimos a pie en media hora, pero también se podía ir a caballo. Era una Fortaleza impresionante en la cumbre del Pico Laferrière de 900 m. de altura. Era impenetrable, con muros de 40m. de altura y 4m. de anchura. Fue construida por el rey Henri Cristophe a principios del s.XIX para repeler los ataques de los franceses, Más de 20.000 trabajadores participaron en la construcción. Como curiosidad, para unir las piedras utilizaron una mezcla de cal, melaza, sangre de vacas y chivos sacrificados con el fin de que los espíritus y dioses de la religión vudú le otorgasen poder y protección. Era la Fortaleza más grande de toda América y estaba considerada Patrimonio de la Humanidad.




El interior era un laberinto de galerías y estancias a varios niveles. Tenía un gran patio central, cuarteles, habitaciones de oficiales, un polvorín y anchas galerías con 160 cañones. En las habitaciones de los oficiales había expuestos algunos muebles: escritorios, jofainas con jarra, la mesa del comedor. En el patio las balas de cañón estaban apiladas en forma piramidal. Había más de 5000 balas en la Fortaleza. El polvorín estalló y mató al hermano del rey. Su  tumba estaba allí expuesta. El propio Henri Cristophe se suicidó, decían que con una bala de plata, y fue enterrado en la Fortaleza, en un lugar desconocido. Aunque las fotos que vimos antes del viaje eran espectaculares, aéreas hechas con un dron, la visita a la Ciudadela no nos decepcionó.




Estuvimos subiendo y bajando escaleras y metiéndonos por todos los pasadizos, subterráneos y galerías. Los cañones de bronce estaban labrados con dibujos de soles y otras figuras. Vimos que había un cañón de Barcelona, traído por los franceses en la época de Napoleón. Las vistas desde la Ciudadela Laferrière eran magníficas, decían que podía verse la cercana isla de Cuba. Se veían las montañas tapizadas de verde, la ciudad de Cap Haitien y el azul del mar Caribe.




El Palacio Sans Souci, también Patrimonio de la Humanidad, fue construido como rival del de Versalles francés. Los haitianos lo consideraban la octava maravilla del mundo. A la entrada del Palacio había una iglesia blanca con una cúpula circular enorme. En los jardines se conservaba un busto de mujer de yeso blanco. Fue un elegante edificio, hoy medio derrumbado en un entorno tropical, con sus ruinas sin techado, abandonado desde el terremoto de 1842. Se conservaba una gran escalinata central que había estado flanqueada por leones de bronce. Las estancias habían sido el salón del trono, sala de banquetes y habitaciones privadas. De los muros habían colgado tapices y cuadros, y en el palacio se habían celebrado grandes fiestas y bailes, en su época de esplendor. “Sans souci” significaba “sin preocupaciones”. En la actualidad, Haití tenía otras preocupaciones y estaba inmerso en otra realidad.

 


© Copyright 2020 Nuria Millet Gallego

EL ENCANTO DE CAP HAITIEN





El tema de la seguridad en Haití es controvertido. El país es muy inestable políticamente, pobre y hay  descontento social. Además, los desastres naturales como el terremoto de 2010, han sido devastadores. Por toda la información que teníamos, el sur, la zona de la capital Puerto Príncipe, era más problemática para viajar. Por eso decidimos visitar el norte, que no había sido afectado por el terremoto. Desde la ciudad de Santiago en República Dominicana a Cabo Haitiano, los autobuses de la compañía Caribe Tours hacían el trayecto en cuatro horas, más otra hora de trámites de aduana. La ciudad era la base para visitar dos Patrimonios de la Humanidad: la Ciudadela Laferrière y el Palacio Sans Souci.

Cap Haitien fue durante la época colonial francesa la ciudad más rica del Caribe, conocida como la “París de las Antillas”. La riqueza fue por sus plantaciones de azúcar, café, algodón, índigo y el comercio de esclavos. La entrada fue impactante, con toneladas de basura y plásticos que llenaban las playas de la Bahía y los arcenes de la carretera. Sin embargo, nos sorprendió el buen estado del barrio colonial, con casas de dos plantas con balcones y altos portones en forma de arco pintados de colores intensos: rojos, verdes, amarillos, azules, naranjas…Estaban llenas de gente y bullicio, con ambiente caribeño. Había comercios de todo tipo: quincallerías, loterías, colmados, barberías, farmacias, zapaterías, almacenes…La Catedral pintada de blanco y amarillo estaba cerrada.




El mercado tenía una estructura de hierro oxidado, aunque se extendía por todas las calles de alrededor. Estaba repleto de gente y de puestos, hasta el punto que nos costaba pasar por en medio. No querían fotos y lo respetamos tomando unas pocas panorámicas que con la luz escasa no reflejaban la realidad. Había puestos de plátanos verdes, de vegetales, pescados  secos, cosmética, pañuelos y textiles. Dimos varias vueltas y salimos del tumulto. Las calles de la ciudad nos parecieron tranquilas en comparación con el bullicio del gran mercado.





Era fácil orientarse en la ciudad porque las calles estaban ordenadas por numeración. Y no había ningún turista. Los haitianos eran amables si te dirigías a ellos, pero si no, no te molestaban ni interpelaban. Paseamos solos, sin dinero ni objetos de valor, y nos sentimos seguros. Vimos la  salida de un colegio. Vestían uniforme con falda o pantalón azul marino y camisa blanca. Las niñas llevaban peinados con moñetes afros adornados con lazos blancos o azules. Eran el futuro de Haití. Cap Haitien nos pareció una ciudad de arquitectura colonial, bonita e interesante. Nuestra estancia fue breve y nos quedamos con ganas de conocer más del país. Nos fuimos con el deseo de que lleguen tiempos mejores para el país y para los haitianos.


© Copyright 2020 Nuria Millet Gallego

lunes, 20 de mayo de 2019

LAS PLAYAS DE ALBANIA




La llamada Riviera Albanesa era un tramo costero montañoso de más de 100 km de extensión, que comenzaba en Vlora y finalizaba en el Parque Nacional Butrinto, ya en la frontera con Grecia. La costa estaba bañada al norte por el Mar Adriático y al sur por el Mar Jónico.


Nosotros empezamos la ruta por el sur y nos instalamos en Ksamil, donde pasamos tres noches. Era un pequeño paraíso, la arena era blanca, el mar de color turquesa, verde claro azulado, y estaba calmo. Frente a la playa había cuatro pequeñas islas a las que se podía llegar en barco. Otra característica de la playa era que tenía varios embarcaderos de madera, estrechas pasarelas que se adentraban en el agua. Nos instalamos en una de las tumbonas verdes y probamos las aguas del mar Jónico. Por la tarde caminamos por un paseo paralelo a la playa, rodeado por muretes de piedra, como el “camino de Ronda” de la Costa Brava. Había varias calas, algunas con parasoles de cáñamo de forma triangular. Además Ksamil era una buena base para visitar las cercanas ruinas de Butrint a 4 km, sobre las que escribiré otra entrada. Cenamos con las vistas de la isla griega de Corfú, a poca distancia.





En bus fuimos a Saranda, una ciudad costera con una playa grande. Paseamos por ella, pero nos pareció muy urbanizada y preferimos alojarnos en Himare, donde pasamos dos noches. Himare tenía una bahía en forma de media luna, con tres playas unidas entre sí, que recorrimos en un agradable paseo. Al día siguiente decidimos ir en taxi a las playas del norte Jale y Gjipe. Gjipe nos gustó más. La carretera finalizaba en una pista pedregosa y caminamos media hora hasta llegar. 

Por el camino encontramos varios búnkers de piedra con forma de iglú, parecían enormes tortugas. Se construyeron en la época del dictador Enver Hoxha, para protegerse de una amenaza de guerra nuclear que, afortunadamente, nunca sucedió. El camino era bonito, elevado sobre el mar, entre vegetación verde con algunas plantas de retama amarilla. Vimos la playa de Gjipe desde arriba, una cala en forma de herradura, con las diferentes tonalidades azules y verdes del mar. Altas paredes de acantilados custodiaban la playa. 






Desde Himare también exploramos las playas de Porto Palermo y Borsh. Porto Palermo era una pequeña cala con barcos varados y aguas verde oscuro. Había un pequeño castillo de Alí Pasha que visitamos. El interior era laberíntico con muchos arcos. Seguimos la carretera entre verdes montañas y campos de olivos hasta llegar a Borsh, otra playa de 7 km pedregosa.

La costa albanesa era ideal para disfrutar de la gastronomía local a precios económicos: delicioso el pulpo a la brasa, las sopas de pescado, los mejillones al vino, truchas, gambas, calamares y parrilladas de pescado, acompañados de un vino albanés o de la cerveza Korça. Y todas las playas que vimos eran más que bonitas con las tonalidades verdes y azules del mar, pero en nuestro ranking particular quedará Ksamil, con su arena blanca y fina y sus pequeños embarcaderos.













© Copyright 2019 Nuria Millet Gallego
   Texto y fotos

domingo, 19 de mayo de 2019

BERAT Y LAS MIL VENTANAS




La “ciudad de las mil ventanas”, así la llamaban, porque todas sus ventanas estaban orientadas en la misma dirección y eran de proporciones similares. Producían un efecto curioso.
Estaba situada junto a un meandro del rio Osuma. C
onsiderada Patrimonio de la Humanidad, con su Castillo y sus casas escalonadas en la colina, entre la verde vegetación, era una de las ciudades más bonitas de Albania. 

A un lado del río estaba el barrio Mangalem, tradicionalmente musulmán, y al otro el barrio Gorica, cristiano. En Mangalem estaba la Mezquita del Sultán, una de las más antiguas de Albania, en restauración. Callejeamos y visitamos el Museo Etnográfico, una casona de piedra del s. XVIII con dos plantas y balcón de madera. El piso superior era la residencia de la familia. La habitación para recibir visitas tenía divanes otomanos, mesas bajas, braseros, chimenea, palmatorias. La habitación del taller mostraba dos telares, ruecas, huso, plancha de hierro, ovillos, tejidos. La cocina era el centro de la casa, con una claraboya en el techo, balanza, chimenea, piedra de moler, sartenes y morteros, entre otros objetos. La parte baja y porche de la casa eran para el ganado y almacén de productos (olivas, aceite, cereales).






Subimos a la Iglesia St. Michael, a media altura de la colina, bajo el castillo. Estaba cerrada, pero el camino era muy bonito entre el verde, amapolas y flores amarillas, y compensaban las vistas.
Tres puentes cruzaban el río Osuma, dos peatonales y uno para vehículos. Uno de los peatonales era el Puente Gorica, de 1780. De piedra con nueve arcos y 130 m. de largo.

Cruzamos al barrio Gorica, donde estaba el Monasterio Spiridon rodeado de cipreses, con frescos originales bastante deteriorados, iconos y un iconostasio restaurado. Recorrimos el barrio paseando sus estrechos callejones blanqueados, con parras.




Subimos al castillo por una cuesta empedrada, bastante empinada. La Kala Ciudadela del s.XIV era impresionante, con 24 torres. El recinto interior era enorme, todo un pueblo de casas blanqueadas. Sus moradores ofrecían bordados, visillos con vainica, mermeladas y compotas artesanales. Vimos la antigua cisterna de aguas subterráneas, la iglesia Holy Trinity y la Acrópolis. Recorrimos la muralla hasta el torreón del promontorio más alejado. Las vistas desde allí eran panorámicas, de las casas y tejadillos de Berat. Una imagen para el recuerdo.
                                                                                                                                                                            
© Copyright 2019 Nuria Millet Gallego
    Texto y fotos

martes, 14 de mayo de 2019

EL ENCANTO ALBANÉS DE GJIROKASTRA




Para llegar a Gjirokastra desde Korça, atravesamos las montañas Gremaz, bonitos paisajes alpinos con bosques y puertos de montaña a 1759m., por una carretera de curvas. Luego descendimos al valle Vjose hasta Permeti, pasando por la garganta del río Vjose, de aguas verde claro. Gjirokastra (o Gjirokaster) era un pueblo con encanto Patrimonio de la Humanidad, con antiguas casas otomanas del s.XI, de madera y piedra blanca, con techos de piedras planas apiladas y calles empedradas. Las casas-torre tenían de tres a cuatro plantas y se llamaban kules, de origen turco y típicas de los Balcanes. La base era alta, con planta baja para el invierno y segunda planta para verano, balcones y múltiples ventanas interiores decoradas con motivos florales. El nombre de Gjirokastra en griego significa “castillo de plata”. Fue cuna del escritor Ismail Kadaré y del dictador Enver Hoxha.




Nos alojamos en una preciosa y acogedora casa medieval, con vistas a la montaña y terraza con panorámica de la ciudad. La habitación era enorme, con chimenea, hornacinas en la pared, kilims colorido, techos de madera y asientos otomanos con cojines bajo las ventanas para sentarse a leer. Salimos a callejear y subimos al Castillo del s.XV. Se utilizó como prisión, luego lo ocuparon los nazis y posteriormente los comunistas. El interior estaba muy bien conservado, con altísimos arcos. En una de las galerías exhibían 22 cañones a cada lado. En el patio de la Fortaleza había un avión americano que aterrizó en Tirana en la época comunista. Dentro del recinto estaba el Museo de Armamento y el de Historia. El museo de Historia nos gustó más, con trajes antiguos y detalles sobre el país. Había una zona dedicada a las prisiones de la época comunista, mostrando las celdas o mazmorras en los largos y laberínticos pasillos. Era sobrecogedor imaginar el frío y las penurias a las que estuvieron sometidos.





Había varias casas museo. La Skendeli House del s.XVIII, tenía numerosas habitaciones, 64 ventanas, 40 puertas, 9 chimeneas, 5 hammams y pasadizos secretos. La habitación más grande era la de los huéspedes y ceremonias como la pedida de mano, con divanes laterales y chimenea decorada con pinturas florales y granadas, el símbolo de la fertilidad y la prosperidad. Todo esto nos lo explicó el dueño de la casa, que vivió treinta años allí con su familia. Los comunistas le expropiaron la casa y en el 91 se la devolvieron.


El Museo Etnográfico estaba ubicado en otra casa histórica de 1870. Había sido propiedad de una familia de mercaderes y después la casa de Hoxha. Tenía 40 habitaciones, 34 puertas y 50 ventanas. Estaba muy decorada y con detalles como la cocina con sus cacharros, piedras de moler, cunas, kilims, chimeneas adornadas con telas de puntillas, baúles.



La tercera casa museo fue la Zekate House, de 1811. Era la más grande, inmensa con sus cuatro pisos. Fue un regalo del emir turco Alí Pasha a la familia Zeko, que todavía vivía allí, en una construcción de piedra anexa. También tenía grandes habitaciones con muchas ventanas con visillos blancos y divanes para hombres y mujeres, con multitud de alfombras de colores. Además, visitamos la casa del escritor Ismail Kadaré que tuvo que exiliarse a París. La habían restaurado en estilo moderno y estaba dedicada a su obra.


Callejear por la medieval Gjirokastra descubriendo sus casas y rincones fue un auténtico placer y una forma de adentrarnos en la historia de Albania.



© Copyright 2019 Nuria Millet Gallego
   Texto y fotos